01/05/2011

YSL

OMBRE SOLO

OMBRE SOLO
RESPLANDOR DE ALTA DURACIÓN
EFECTO ALISANTE

El color es una forma de expresión. Permite expresar tu estado de ánimo, revelar tu estilo y tu feminidad. Cada color representa una historia, un deseo, una aventura. Un accesorio creado a medida.


OMBRE SOLO
RESPLANDOR DE ALTA DURACIÓN – EFECTO ALISANTE

Ceder al impulso del color, haciéndolo tuyo según tus propios deseos
. Con unas texturas casi textiles —de efecto aterciopelado, satinado, lurex® u organdí—, combinadas con elegantes tonalidades, Yves Saint Laurent propone un auténtico guardarropa de sombras de ojos monocromáticas firmadas.

12 tonalidades intensas, luminosas.
3 grandes apuestas de color que permiten jugar con multitud de combinaciones y estilos: smoky sexy, carnales naturales y fantasías en technicolor…

Smoky sexy: desde el «Gris Flanelle» hasta el «Bleu Nuit de Perse»… Tonos aterciopelados y vaporosos que aportan una sofisticación extrema.

Carnales naturales: «Brun Cachemire», «Nude Rosé». Desde el Beige «efecto desnudo» hasta el rosa «lencería», para un maquillaje natural e íntimo.
Fantasías en technicolor: «Mauve Lunaire» centelleante, «Vert Eden» de reflejos brillantes. Para aquellas que disfrutan al máximo jugando con el color.

Las OMBRES SOLO, RESPLANDOR DE ALTA DURACIÓN – EFECTO ALISANTE, poseen una textura sensorial, como si se tratase de un precioso tejido.
Unos polvos de siliconas esféricas otorgan a la piel un tacto sedoso y se aplican perfectamente sobre la piel, creando un efecto alisado único.
Unos polvos laminados con propiedades ópticas que reflejan la luz en todas las direcciones
Una mica sintética que crea un color muy luminoso. Al contrario que las micas naturales, opacas, la mica sintética asegura una transparencia y una pureza sin igual.
La unión «adhesiva» optimiza la prolongada duración del color y deja un acabado perfecto sobre la piel. 
Un derivado de aminoácidos, empleado como cobertura, que asegura el confort y la máxima duración. El color permanece intacto, sin borrones, sin apagarse, conservando toda su intensidad.



Un joyero de alta costura

Cada sombra se presenta engastada, como una piedra preciosa, en un estuche de líneas elegantes y depuradas. Acompañada de dos aplicadores que proporcionan un dominio rápido y sencillo del color: un aplicador de espuma para difuminar y una brocha de precisión que se separan del estuche con un simple clic.



EL TRUCO DEL EXPERTO

 «Para vestir la mirada, se puede modular la intensidad de un color de diversas formas. Con la ayuda de la brocha, se puede crear un halo «smoky» y vaporoso; con el aplicador difuminador, se crea un color brillante pero sin destellos. Asimismo, se puede jugar con los contrastes, yuxtaponiendo dos tonos —como el negro y el rosa, muy al estilo Yves Saint Laurent— y utilizando un lápiz a juego.»

Yannick Vaudry, Maquillador Internacional, Asesor de Creación, Desarrollo y Comunicación de Maquillaje Yves Saint Laurent


Unos colores de alta fidelidad, ultra luminosos y modulables a medida. Una reinterpretación de las luces y las sombras en todas sus tonalidades, con la firma de Yves Saint Laurent.

N° 1 Noir Etoilé 
N° 2 Brun Cachemire
N° 3 Bleu Nuit de Perse
N° 4 Violet Cardinal
N° 5 Vert Marine
N° 6 Nude Rosé
N° 7 Gris Flanelle
N° 8 Fauve
N° 9 Bleu Mogador
N° 10  Mauve Lunaire
N° 11 Vert Eden
N° 12  Rose Parisien

La mirada según Yves Saint Laurent

«Vestirse es una filosofía de vida». Maquillarse también. Para la mujer Yves Saint Laurent, el maquillaje es una forma de expresarse.
Con cada gesto, en cada mirada, la mujer expresa su sensualidad.

Se divierte.
Explora sus múltiples facetas, transformándose para jugar con todos los estilos....
Ella es quien dicta las reglas, mostrando únicamente lo que desea desvelar.

Su mirada se viste con máscaras, lápices, sombras.
Pestañas increíblemente negras, párpados repletos de luces y sombras. Una mujer que juega con los acordes y las disonancias, que utiliza el color como artificio. El color como oposición al negro. El color como accesorio.

Hechizar con un parpadeo, cautivar con un guiño. Haciéndose devorar con la mirada.
Experimentar el placer de combinar y yuxtaponer los colores hasta el infinito. Descubrir los efectos de unas fórmulas inéditas.

Sentir un estremecimiento en cada aplicación. Darse el capricho de reinventarse cada día, maquillándose con total libertad.

Una mirada sin concesiones. Una mirada esencial.
Una mirada Yves Saint Laurent.