01/05/2011

HELENA RUBINSTEIN

HELENA RUBINSTEIN PRESENTA A PILAR LUCAS, MAQUILLADORA OFICIAL PARA ESPAÑA

La trayectoria profesional de Pilar Lucas, maquilladora oficial de Helena Rubinstein en España, es admirable. Sólo contaba con 16 años cuando comenzó a trabajar para una conocida cadena de peluquerías, donde logró ser profesora en el Centro de Perfeccionamiento en muy poco tiempo. Pero sus inquietudes artísticas iban más allá, por ello continuó su formación estudiando Bellas Artes y Diseño mientras formaba parte del equipo artístico de la cadena.


DE CIBELES A LONDRES

Después de varios años, comenzó a trabajar como freelance y cosechó muchos éxitos. Primero formó parte del equipo de maquilladores de Cibeles y más tarde empezó a colaborar con importantes publicaciones, como Vogue, Marie Claire, Elle o Telva, entre otras.

Su afán de superación la llevó a Londres, donde trabajó con importantes fotógrafos (Neil Kirk, Stephane Sednaoui, Regan Cameron, Outomuro...), revistas (Face, Tatler, Glamour...) y desfiles de firmas (Armani, Dolce & Gabanna...).


Su trabajo lo avalan grandes marcas, como Roberto Verino, Swarowsky o Triumph y un sinfín de celebrities que han pasado por sus manos, entre ellas, Naomi Campbell, Valeria Mazza, Bar Rafaeli, Elsa Pataky... Helena Rubinstein ha aprovechado la oportunidad de contar con el talento y el buen hacer de una profesional como ella.


SU VISIÓN DE MAQUILLAJE

En la actualidad, Pilar Lucas vive en Madrid, pero continúa ejerciendo su trabajo tanto a nivel nacional como internacional. Tras varios años de carrera y, gracias a su experiencia, tiene una visión muy artística de lo que significa el maquillaje, "para mí es tener la posibilidad de crear miles de looks diferentes, jugando con colores y texturas, creando para cada persona un maquillaje individual y resaltando las virtudes de cada uno. Me guío por mis instintos, viendo las características de las personas, especialmente los ojos, que son una parte esencial del rostro y con ellos se reflejan muchas cosas. Eso sí, la piel siempre es lo más importante. El maquillaje no tiene que ser una máscara, sino que la persona tiene que brillar a través de él". Meticulosa donde las haya, se esmera en cada uno de sus trabajos. Es muy común en ella hacer varios bocetos antes de conseguir el maquillaje perfecto y controlar hasta el más mínimo detalle que ensalce la belleza del rostro que maquilla. Otra de sus cualidades y peculiaridades es que, como los auténticos artistas, no duda en utilizar sus propios dedos en lugar de los fríos pinceles para rematar su obra. Original, meticulosa, perfeccionista, amante de la belleza... Si Helena Rubinstein siguiera viva, estaría orgullosa de ella y tampoco la hubiera dejado escapar.