01/03/2012

BIOTHERM

Lait Solaire de Biotherm

Darle al botón de pausa…

La búsqueda de «la relajación y el descanso» es la principal motivación para tomarse unas vacaciones, por delante de querer disfrutar de unas playas soleadas. Descansar se convierte en el objetivo principal y las vacaciones representan ese momento en el que desconectamos de la rutina diaria. En vacaciones recargamos las pilas y reinventamos nuestro propio ritmo de vida. Así es la última tendencia de moda, multiplicar las pequeñas pausas vacacionales para recuperarnos y disfrutar.

La crisis ha transformado los códigos económicos de las vacaciones haciendo que surjan innovadoras formas de poder disfrutar de unos momentos de descanso al menor precio posible. El objetivo de todos es el mismo: irse de todos modos. Encontrar el medio que nos permita disfrutar del sol… Movernos, partir, cambiar de horizontes.


…y a disfrutar del sol

Se dice que sin sol no hay vacaciones. Una asociación tan natural que el éxito de las vacaciones depende en gran medida de lo mucho que luzca el astro...

Desde los años 20, el bronceado está de moda. «¿Qué ha pasado con los velos y sombrillas para evitar broncearse?. En la actualidad, lo más favorecedor es lucir una piel con un bonito tono dorado», explicaba Le Journal des Femmes en 1934. A lo largo del siglo XX, en las playas, los cuerpos se liberan y la piel juega con los códigos establecidos de la estética. A partir de los años 80, el bronceado resiste frente a las alertas sobre los peligros de una prolongada exposición al sol… Mucho más cuando el bronceado se convierte en un trofeo, signo perceptible de haber disfrutado de unas perfectas vacaciones.

El sol, una relación de amor y odio

Las vacaciones representan ese paréntesis mágico, ese momento de descanso para el cuerpo y la mente, un espacio en el que desconectar de la rutina diaria y un auténtico remedio antiestrés… Sin embargo, ese caluroso sol que acaricia en silencio nuestra piel se ha convertido, cada vez más, en un objeto de polémica. Nos dicen que no tomemos demasiado el sol, pero el hecho de no tomarlo nunca también puede resultar perjudicial para nuestra salud…

La crema con protección solar se ha convertido en el aliado indispensable durante las vacaciones. Al igual que la toalla, la crema forma parte de la parafernalia típica del veraneante, aunque suele pasar demasiado tiempo oculta en nuestra bolsa de playa…

De hecho, aplicarse la crema solar es indispensable, aunque no siempre represente un momento de placer.

Lait Solaire de Biotherm y el sol sólo filtrará el placer

Desde los años 60, con la creación de su primera crema solar, Biotherm tiene como principal objetivo ofrecer productos que combinen protección y placer en un mismo tratamiento. En 1972, Biotherm crea su primera crema solar antiarrugas y, en 1988, su primer tratamiento solar anti-radicales libres. Unas creaciones revolucionarias que han cambiado la imagen de las cremas solares.

En la actualidad, Biotherm lanza Lait Solaire, inspirada en la mítica Lait Corporel. Desde hace casi cuarenta años, las mujeres adoran Lait Corporel; su frescor y perfume revitalizantes y su delicada textura han convivido con todas las modas.  Estas notas olfativas y esta untuosa textura se han incorporado ahora en Lait Solaire de Biotherm que hoy se desvela y que toma prestado de Lait Corporel todo su poder de seducción y de hidratación.

Lait Solaire de Biotherm,
la protección se alía con el placer…

La irresistible caricia de esta leche solar fundente y deliciosamente perfumada con cítricos se convierte en un auténtico momento de placer para la piel, que ya no podrá vivir sin ella, alejándose de este modo de la idea habitual de exigencia y necesidad asociada a las cremas protectoras…

Protegerse del sol se convierte en un momento de placer, en un delicioso ritual, aportando a la piel toda la protección que necesita.

Envuelta en la suavidad de la leche, la piel está protegida frente a los rayos del sol gracias a un sistema de filtros fotoestables de amplio espectro que absorben, al mismo tiempo, los rayos UVA y los UVB. Este sistema multifiltros también se combina con vitamina E para neutralizar los radicales libres y limitar su producción. Indisociablemente unido a todos los productos de Biotherm, el plancton termal completa la formulación para estimular las defensas naturales de la piel*.

Así, perfectamente protegida e hidratada, la piel puede disfrutar tranquilamente de los beneficios del sol y adquirir, poco a poco, un bonito tono dorado.
*Tests in vitro

Lait Solaire, 2 en 1, para rostro y cuerpo. Unisex.

Tu auténtico aliado para el descanso

Lait Solaire se convierte en el compañero ideal para disfrutar de unos días de descanso o de unas largas vacaciones sin estrés…

Para la mujer, para el hombre, para el rostro o el cuerpo, Lait Solaire es universal, adaptándose al formato de tus vacaciones y a las necesidades de tu piel (50/200/400 ml, índice de protección 15/30/50)


Conocer el índice de cada tipo de piel es necesario para lograr una mejor protección.

 

 

Exposición moderada

 

 

Piel extremadamente sensible al sol

 

 

ALTA
30 - 50

 

 

Piel sensible al sol

 

 

MEDIA
15 

 

 

Piel intermedia

 

 

MEDIA
15 

 

 

Piel bastante resistente al sol

 

 

MEDIA
15 

 

 



 

 

Exposición importante

 

 

Piel extremadamente sensible al sol

 

 

MUY ALTA
50+

 

 

Piel sensible al sol

 

 

ALTA
30 - 50

 

 

Piel intermedia

 

 

MEDIA
15

 

 

Piel bastante resistente al sol

 

 

MEDIA
15

 

 


 

 

Exposición extrema

 

 

Piel extremadamente sensible al sol

 

 

MUY ALTA
50+

 

 

Piel sensible al sol

 

 

MUY ALTA
50+

 

 

Piel intermedia

 

 

ALTA
30 - 50

 

 

Piel bastante resistente al sol

 

 

MEDIA
15

 

 



Guía de protección solar Biotherm en función de tu tipo de piel y de la exposición al sol.

La sobreexposición al sol es peligrosa
No permanezcas demasiado tiempo al sol, incluso aunque utilices un producto de protección solar, ya que no te aportan el 100% de protección
Aplícate el producto antes de tomar el sol
Renueva la aplicación frecuentemente y generosamente para mantener el grado de protección deseado, especialmente después de bañarte, cuando hayas sudado o después de secarte
Los bebés y niños no deben exponerse directamente al sol.